Soñador del atletismo en busca de sus límites...

22 de abril de 2012

A grandes males, grandes remedios


             Mientras unos se inician en el running, otros aumentan sus salidas semanales, los de más allá dudan en qué carrera debutar, algunos se calzan de nuevo las zapatillas de clavos para disfrutar del aletargado olor del tartán y aquellos, ya sean más o menos conocidos, que ya disfrutan de kilómetros y kilómetros por asfalto, mientras todo esto, yo estoy aprendiendo de nuevo a caminar.

            Este sería el resumen de estos últimos días, en los que veo que este magnífico deporte está en auge, está ganando adeptos y quien lo prueba, normalmente se engancha. Cada fin de semana, se llenan las calles de diferentes ciudades a lo largo y ancho del mundo por varias decenas de miles de corredores. Es primavera, es una buena época para correr.

            El pasado martes, 17 de Abril, como comenté en la anterior entrada, tenía programada mi operación de tobillo. Nada más llegar a la Clínica Diagonal, en el vestíbulo nos encontramos a Javier Cárdenas, presentador del programa de Europa FM, “Levántate y Cárdenas”, ¿premonición de un futuro cercano…?, a Cárdenas ya lo habíamos visto, ya sólo faltaba levantarse y volver a sumar kilómetros y kilómetros, y estar en la Clínica era el primer paso.

Recién instalado en la Clínica Diagonal
             Durante toda la semana los nervios no me habían visitado, pero cuando fue mi turno de bajar a quirófano vinieron de golpe, suerte de la existencia de la anestesia y la sedación, benditos medicamentos. Puestos en faena, la operación consistió por una parte, en una artroscopia de tobillo para observar in situ la articulación, finalmente el cartílago no estaba dañado, los pequeños quistes se extrajeron sin problema y el tendón tibial tras valorarlo, no creyeron conveniente tocarlo. Por otra parte, osteosíntesis de la fisura por estrés, es decir, los famosos tornillos para asentar el maléolo medial de la tibia. La intervención salió a pedir de boca, y para un cobarde de las agujas, la sangre y las batas blancas es de agradecer.

Vista lateral del tobillo tras la intervención

Vista frontal del tobillo tras la intervención
  
            Tras apenas 24 horas en el hospital, recibimos el alta y para casa a empezar el reposo y la rehabilitación. En principio serán cuatro semanas con muletas pero apoyando el pie con una bota ortopédica, estas semanas descansaré en Zaragoza en casa de la “mamma”. A partir de ahí, si todo va bien, ya podré ser más autosuficiente y empezar con trabajo de elíptica si es posible. Tras ello, correr entre los dos meses y medio y los tres meses, pero tengo claro, que los plazos me los va a marcar el pie.
  
            Han pasado cuatro días de la intervención y ayer hice mi primer paseo por las calles de Zaragoza, dos tandas de 2,5km a razón de hora y veinte cada una, es decir, un ritmo en el que caracoles y tortugas me adelantaban y miraban por el retrovisor. Ya nos veremos las caras en unos meses.

            Para despedirme, dar GRACIAS a la paciencia de mis padres y mi hermano en estos días, en que veo lo duro que es ser dependiente, tanto para el dependiente como para el cuidador. Y también como no, gracias también a todos los que os habéis preocupado por mi bienestar de una forma u otra. No cabe duda que así todo es mucho más fácil.

            Ya queda menos para vernos en una línea de salida. Sean felices!!!



3 comentarios:

Martín Cubelos dijo...

te esperamos por las lineas de salida...claro que sí!!

que en las líneas de meta ya nos tendrás que esperar tú!! jajajaj

cuidate y mucha fuerza jefe!!

sr.ornitorrinco dijo...

Lo mismo mismo que Martin... nos vemos en la linea de salida. Venga campeon, estamos contigo.

Javi Mariño dijo...

Gracias fenómenos!!
Uno corriendo por las montañas verdosas y otro por el caluroso desierto.
Vosotros si que sois grandes ;)